Las empresas constructoras necesitan un Sistema de Información para la Toma de Decisiones

LAS EMPRESAS CONSTRUCTORAS NECESITAN UN SISTEMA DE INFORMACIÓN *

Articulo publicado originalmente el 29 de Mayo de 2008. Ver artículo original aquí.

La complejidad de los procesos internos propios de las empresas constructoras requiere que sus directivos adopten una estructura coherente de gestión que sirva de soporte interno para la toma de decisiones. Ya de por sí, el sector de la construcción engloba a un conjunto de actividades diversas marcadas por unos patrones comunes que las vinculan a la ejecución de obras, la fabricación de elementos incorporables, así como tareas auxiliares englobando tanto actividades industriales puras como de servicios.

Algunos de los aspectos problemáticos a destacar giran en torno a las variables más importantes vinculadas con la gestión empresarial y que en este sector revisten particular relevancia, tales como:

a) La problemática financiera que viene de la mano tanto del endeudamiento a largo plazo de los adquirentes de este tipo de bienes, como de la capacidad de endeudamiento de la propia empresa, en cuanto motor de expansión de su actividad productiva. Ello requiere el desarrollo de un plan de financiación a largo plazo que recoja su proyección dentro del corto plazo. Los costes financieros constituyen una de las cargas más importantes de las empresas constructoras y frecuentemente se convierten en un factor del riesgo de supervivencia.
b) La problemática relativa a la valoración: La normativa vigente en la actualidad marca los patrones de acumulación de costes que es preciso respetar en la valoración no sólo de los inventarios de materiales, sino también y de forma particular, en la de productos en curso, productos terminados y trabajos realizados para la propia empresa.
c) El análisis y control de costes constituye una fuente de competitividad cada vez más importante, a medida que el mercado inmobiliario y de la construcción en general se expande. Las variables relativas a los aprovisionamientos, la gestión de los recursos materiales, los servicios exteriores, el personal laboral cualificado para los distintos oficios, la intervención de los profesionales de la construcción, en particular arquitectos e ingenieros o las subcontratas han de recibir un adecuado tratamiento de análisis y control de costes y gestión que posibilite disponer del conocimiento de la evolución de estas variables en tiempo y forma en orden a la oportuna toma de decisiones.
d) Los aspectos jurídicos revisten una importancia creciente, particularmente en lo relativo a la tramitación legal de las obras, desde su planificación, hasta su comercialización y cobro: proyectos de ejecución de obra y su contenido, licencias y permisos de obra, coeficientes de edificabilidad, riesgos y garantías a terceros, etc. No se ha de perder de vista en ningún momento la repercusión que los mismos tienen sobre los costes no sólo con anterioridad al inicio de las obras, sino también posteriormente incluso a su enajenación.
e) La problemática relativa a la periodificación de ventas e ingresos exige, además de tomar en consideración la normativa actual en relación con el reconocimiento del resultado, la incorporación al sistema de información de gestión del cálculo del volumen de obra realizada con objeto de establecer los porcentajes de ejecución y determinar en base a los mismos el importe de las deudas contraídas por los clientes.
f) Dentro de un sector de actividad en el que el “producto” a suministrar se caracteriza por su elevado coste en recursos, es preciso prestar particular atención a la problemática derivada de las inversiones necesarias tanto en inmovilizados productivos, como en el fondo de maniobra requerido para garantizar el adecuado nivel de liquidez de la empresa.
g) El sistema operativo de las empresas constructoras que habitualmente se ciñe a la producción bajo pedido partiendo de un presupuesto aceptado por el cliente, junto con un proyecto que establece condiciones de ejecución y plazos de entrega requiere la aplicación de un adecuado sistema de planificación, ejecución de las obras y control de resultados. El análisis de las desviaciones habidas constituye una herramienta de gestión de gran eficacia.

Los anteriores presupuestos ponen de manifiesto la necesidad de una planificación estratégica que aborde los problemas financieros, económicos y de gestión a los que la empresa constructora ha de enfrentarse en su quehacer cotidiano, así como un sistema integrado de control de gestión que suministre la información puntual requerida en cada momento por los responsables de las diferentes áreas operativas.
Estos artículos son de interés para los constructores, ingenieros y arquitectos y el personal involucrado en obras.

*Ricardo Rodríguez González – Profesor de la Universidad de Valladolid

2 comentarios

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *